Permeabilidad de la cal en revestimientos de fachada

Permeabilidad de la cal en revestimientos de fachada

El uso de la cal en revestimientos de fachada se remonta a muchos años atrás, ya los griegos lo utilizaban.  Es un tipo de revestimiento utilizado en la construcción tradicional que, por desgracia, se fue perdiendo con la entrada de nuevos sistemas constructivos de fachada que, en principio, se suponían mejores, como los enfoscados de cemento o los monocapas.

Tengo que confesar que yo, supongo que posiblemente al igual que te sucede a tí a no ser que estés especializado en rehabilitación, no he empezado a conocer el uso de la cal hasta hace relativamente poco tiempo, pues en la escuela no se mencionó apenas, que yo recuerde y desde luego en construcción de obra nueva su uso ha sido más que escaso en los tiempos de la burbuja.

Sin embargo, las ventajas que proporciona el uso de la cal en revestimientos de fachada es más que evidente, así que desde hace un tiempo vengo interesándome por el tema para tenerlo dominado en cuanto surja la posibilidad de poder aplicarlo.

Es por eso que me llamaron mucho la atención las jornadas sobre el uso de la cal (y de hormigones ligeros en rehabilitación, que así es el nombre completo de las jornadas) que está desarrollando la Fundación Laboral de la Construcción con la colaboración del Grupo Puma.  Lo malo es que pasaron por Valencia y me fue imposible asistir a la jornada, tendré que esperar a que vuelvan a pasar por aquí.

La próxima jornada va a ser en Sevilla, por si te pilla cerca, ya que en estas jornadas es donde podrás aprender de verdad cómo usar la cal en rehabilitación, las características, ventajas, modos de aplicación… en definitiva, te lo recomiendo para que, poco a poco, todos volvamos a conocer el uso de este material y volvamos a prescribirlo.

Por cierto, si te interesa conocer las jornadas de la Fundación Laboral de la Construcción y los lugares donde se van a realizar puedes verlo en la lista de jornadas previstas.  Recuerda que son gratis.

Hablemos un poco del material.  La cal.

No quiero entrar a tratar de manera muy técnica el material, la cal, pero creo que es importante hacer mención para poder comprender de dónde le viene la característica de la permeabilidad de la que voy a hablar en el post.

La cal utilizada en revestimientos de fachadas proviene de la descomposición, a base de calor, de rocas calizas.  Al aplicar una temperatura superior a los 900 ºC el carbonato cálcico se descompone por un lado en anhídrido carbónico y por otro lado en óxido de calcio.

El primero, el anhídrido carbónico, no nos interesa en este momento, lo que nos interesa es el óxido de calcio, que es una roca, también conocida como cal viva.  Al unir la cal viva con el agua se produce hidróxido cálcico, osea, cal apagada, que es el material que utilizaremos para su uso en revestimientos de fachada. (Sí, lo sé, una explicación un poco escueta, pero no es el objeto del post)

Este material, una vez mezclado con agua en forma de pasta, endurece al reaccionar con el aire, el cual penetra en la masa y va creando microscópicos canales en la masa que permiten la transpiración del cerramiento.

De ahí la propiedad de permeabilidad de este tipo de materiales a base de cal.

Los morteros de cal apagada endurecen por contacto con el aire, que va creando microscópicos canales en la masa proporcionando la propiedad de permeabilidad, tan beneficiosa para este tipo de revestimientos.

Vemos por tanto que la cal apagada en pasta tiene la propiedad de endurecerse lentamente en contacto con el aire, siendo el conglomerante de los áridos que contenga la masa, pero además, al endurecer,  a diferencia de los morteros de cemento, no se convierte en un material sólido compuestos por partículas “pegadas”, sino que se reconstituye en la piedra original, es decir, se convierte en piedra, no en masa endurecida, lo que le aporta una mayor dureza que los morteros de cemento y por lo tanto mayor protección al cerramiento que reviste.

Es una verdadera transformación en piedra que puede durar unos seis meses hasta alcanzar su dureza definitiva, convirtiéndose además en un material con gran plasticidad, lo que será una gran ventaja frente a los movimientos que sufra por parte del cerramiento, como ocurre por ejemplo en encuentros de diferentes materiales (ladrillo-forjado) o en esquinas de huecos, donde suelen aparecer pequeñas fisuras debidas a esos movimientos.

La permeabilidad de la cal en revestimientos de fachada

En la construcción tradicional, los anchos muros sin cámara no impedían el paso del aire a su través, es decir, eran cerramientos permeables, transpirables, que permitían el paso de vapor de agua sin crear barreras.

Al modernizarse los materiales de construcción, en muchos casos no se tuvo en cuenta esta característica, por lo que los revestimientos utilizados impedían el paso de vapor de agua hacia el exterior, lo que provoca en muchos casos que se desprendan las pinturas o que se formen bolsas abombadas por la humedad.

En el interior de las viviendas se genera vapor de agua.  Cocinas, baños, respiración… todo esto genera ese vapor de agua que, en caso de no poder salir hacia el exterior, queda en el interior de los muros que, en caso de que se encuentren fríos, manifestarán las temidas humedades por condensación.

Humedades por condensación

Vemos por tanto que la permeabilidad al vapor de agua y los riesgos de condensación o de retención de humedad en los capilares de un muro por no respirar éste bien es una cuestión de suficiente importancia como para tener en cuenta el tipo de revestimiento que se vaya a utilizar.

En la rehabilitación de edificaciones históricas suele ser causa del fracaso de las reposiciones de morteros en fachadas con morteros poco permeables, son edificaciones que, debido al tipo de muros que presentan, suelen absorber agua del terreno por acción capilar.  Esta humedad procedente del suelo se evapora por el muro hacia el exterior sin causar daño, a no ser que tenga impedida esta evaporación por culpa de un revestimiento impermeable, lo que causará el desprendimiento de éste al condensar el agua en su zona de encuentro con la fachada.

Cal en revestimientos de edificaciones históricas

Suele ocurrir que, normalmente por desconocimiento, al aparecer este tipo de humedades por condensación se opte por colocar un alicatado tapando la zona afectada.  No puede haber un error mayor, ya que lo que se está consiguiendo es que la humedad tenga todavía más difícil su evaporación hacia el exterior, por lo que seguirá ascendiendo hasta encontrar una zona que le permita su evaporación, que suele ser la parte alta del zócalo alicatado, volviendo a aparecer de nuevo las mismas humedades por capilaridad, pero más arriba que antes.

Dejar respirar los muros evitando revestimientos impermeables evita la aparición de humedades de condensación y las producidas por ascensión capilar.

Esta circunstancia se evitaría con un revestimiento permeable que permitiera la evaporación natural, como son los revestimientos de cal de los que estamos hablando.

Mejoras en edificios modernos

Muchos de los edificios modernos sufren lo que en algunas publicaciones se denomina como el “síndrome del edificios enfermo“.  Es un término amplio y con diferentes definiciones en función de dónde se recopile información, pero lo que casi todos los autores coinciden es en que la falta de permeabilidad de los edificios puede llegar a provocar dolencias y faltas de salubridad en los usuarios de los mismos.

Los materiales plásticos y poco porosos impiden la transpiración natural de os muros.  Lo que en principio parecía una ventaja por evitar pérdidas de calor en el interior del edificio resultó ser un grave inconveniente que mermaba la calidad de los cerramientos.

La falta de aislamiento y no tener en cuenta una buena ventilación en las cámaras de las fachadas hacen que, el vapor de agua generado en baños, cocinas y la propia respiración de los habitantes acabe condensando en las superficies frías de los cerramientos exteriores, ya que el índice de humedad es elevado por falta de permeabilidad y por lo tanto ese exceso de humedad acaba condensando en dichas superficies más frías al alcanzar el punto de rocío.  Si se dejara transpirar esos muros, parte del contenido de humedad del aire se eliminaría, evitando en gran medida este problema.

La cal, como hemos visto, es un material que colabora para que los muros puedan transpirar con mayor facilidad, por ello el encalado y la aplicación de morteros de cal resulta ser un buen sustituto de los morteros de cemento, las pinturas acrílicas o las pinturas plásticas, además de aportar otras interesantes características de las que hablaremos en otra ocasión.

La elevada transpirabilidad que proporciona la cal mejora la habitabilidad del edificio y permite una renovación natural del aire interior, lo que contribuye a mejorar las condiciones de salubridad al disminuir el riesgo de condensaciones.

En definitiva, como os comentaba al principio, estoy viendo múltiples ventajas en el uso de la cal como revestimiento y por eso me estoy interesando por aprender más sobre el tema, modos de aplicación, profesionales que lo apliquen, formas de solucionar encuentros y detalles, incompatibilidades… en definitiva, estoy empezando a aprender por mi cuenta algo que me gustaría que me hubieran enseñado en la escuela, o que hubiera utilizado en mi época en constructora de obra nueva.

Espero que te sirva para despertar también en ti el interés por este material y que poco a poco seamos más los que prescribamos estos revestimientos en nuestras obras.

Tengo que agradecer a Grupo Puma la información que me han facilitado para la redacción de este post, que me servirá también para otros que tengo pensados sobre el tema.

Si quieres encontrar más información te recomiendo que le des un vistazo a los libros “Revestimientos continuos tradicionales y modernos“, de Jesús González Martín y “Supervisión de ejecución de acabados, revestimientos y cubiertas“, de Pablo Collado y David Nuño.

Por supuesto, si te ha interesado el tema, comprueba en el listado de jornadas de la Fundación Laboral de la Construcción para ver si van a pasar cerca de tu ciudad, ya sea con las jornadas sobre cal o sobre cualquier otro tema de los previstos.  Es una formación interesante, práctica y gratis, así que no pierdes nada, es más, seguro que ganas.

el pais 560 copy

Alario Arquitectura técnica en Valencia. Arquitecto Técnico en Valencia

6 Respuestas a Permeabilidad de la cal en revestimientos de fachada

  1. Anónimo 18 octubre, 2017 en 13:26 #

    muy buena información

    • Enrique Alario Catalá 23 octubre, 2017 en 23:29 #

      Gracias

  2. Félix Muñoz 17 agosto, 2016 en 13:35 #

    Hola Enrique, muy buen artículo, bien explicado y claro. Si no es mucha molestia te planteo la siguiente duda referida a los revesmientos interiores: ¿En una obra, qué se hace primero, enyesar las paredes o poner la solería en el suelo? Ya sé que no tiene mucho que ver con tu artículo, perdona las molestias y gracias por tu tiempo.

  3. encimeras de marmol malaga 17 febrero, 2016 en 18:02 #

    Oye una tecnica que desconocía. La cal, desde siempre se ha usado para innumerables aplicaciones en la construcción. Hoy en día se ha tendido a desprestigiar, por parecer “antiguo” el uso de la cal y eso me mosquea un poco, porque soy muy fan 🙂

    Muy buen aporte, me ha encantado en serio 😉

  4. José Antonio Cordero Ávila-arquitecto técnico 21 enero, 2016 en 14:14 #

    Muy interesante, como todos, tu nuevo post, sobre el uso de los revestimientos de cal. A mí, particularmente me encanta y lo descubrí en varias obras de rehabilitación de edificios singulares y realmente quedé maravillado, tanto por el acabado que proporciona, como por su características técnicas.
    Creo que no estaría nada mal hacer un nuevo guiño al pasado y recuperar esta forma de revestir tan, en el amplio sentido de la palabra, natural.
    Un saludo Enrique.

  5. Andrés 20 enero, 2016 en 16:35 #

    ¡Buena introducción al uso de la denostada cal!

    A su buena permeabilidad al vapor de agua habría que añadirle su gran higrocospicidad, especialmente apreciada en su uso en interiores. En cualquier caso, convendría tener presente la composición de la totalidad de la envolvente para asegurar que el vapor de agua realmente tiene posibilidad de migrar hacia el exterior sin llegar a condensar por la presencia de barreras de vapor o por una mala elección de la posición del aislamiento.

    Un saludo y gracias por tu aportación.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y ajenas para facilitar el uso y elaborar estadisticas. Si continúas navegando, consideramos que acepta su uso más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar