Perito Judicial en Valencia

Consecuencias de la Falta de Objetividad del Perito de Parte

Ayer participé en un juicio como Perito Judicial en Valencia y te puedo asegurar que fue uno de los más duros en los que he participado, no solo por la duración de la vista, de la que salimos a las siete de la tarde tras haber hecho únicamente un descanso de 5 minutos para ir al baño en todo el día, ni siquiera para comer, sino porque presencié como se despellejaba a los peritos de una de las partes, uno de los riesgos que se corren cuando no se enfoca con total objetividad los informes que se presentan… Os cuento.

El procedimiento trataba sobre las lesiones que presenta desde el inicio un complejo residencial de una envergadura ya importante, con gran cantidad de viviendas, zonas comunes, piscina… en definitiva un montón de metros cuadrados construidos que presentaban, sin duda algunas lesiones de mayor o menor importancia.

Os podéis imaginar la gran cantidad de partes que estaban implicadas en el procedimiento, allí éramos un montón de gente, entre los que nos encontrábamos 7 peritos, 2 de ellos de parte de la comunidad, 3 de parte de los técnicos que intervinieron en la ejecución y dos peritos judiciales entre los que me encontraba yo mismo.

Los peritos de la parte de la comunidad tuvieron la tentación de ver muchas lesiones pero objetivizar pocas, valorando un coste de reparación a mi entender elevadísimo (tras haber estudiado el caso y haber hecho mis propias valoraciones).  Esto es una de las tentaciones más peligrosas que debemos evitar cuando actuamos como peritos de parte, mayorar los daños.

Aunque cuando se le entrega el informe al cliente, éste se pone contentísimo por la gran cantidad de dinero que sus peritos han conseguido “justificar” en su informe, no le estamos haciendo ningún favor, pues cada uno de los puntos que expongamos en el informe debe ser justificado y, sobretodo, justificable.  Ya comentaba en un artículo anterior sobre Toma de Datos para Informes Periciales, que debemos objetivizar nuestras conclusiones para evitar lo que les pasó a los peritos de esta parte, que les fueron rebatiendo una a una casi todas las partidas que se reclamaban, no por que no existieran (que en muchos de los casos no existían) sino porque no fueron objetivos en sus descripciones y valoraciones.

Aunque el cliente considere que existe una lesión sobre la que quiere reclamar, le hacemos un flaco favor si lo incluimos en el informe sin una justificación técnica que lo corrobore, que haga ver de manera inequívoca que existe una lesión y que tiene una causa.  De lo contrario siempre nos podremos encontrar enfrente a peritos que expongan también sus opiniones técnicas, igual de injustificadas, pero descritas con mayor acierto, convenciendo a un juez que, no lo olvidemos, no tiene ni idea de lo que le estamos contando.

Muchos fueron los fallos que a mi entender cometieron los peritos.  En primer lugar el que os comentaba, incluyeron lesiones que sí, muchas de ellas lo eran, pero no terminaron de dejar técnicamente clara la descripción y la causa, por lo que acabaron siendo la mayoría rebatidas por el resto de peritos. Además, cayeron también en la tentación de generalizar unas lesiones que eran evidentemente puntuales en la mayoría de los casos.

En segundo lugar no localizaron las lesiones en zonas concretas, se limitaron a decir que existían pero sin concretar, lo que llevó a que en algunos casos el resto ni siquiera las encontráramos, lo que llevó al tribunal a pensar que no existían (flaco favor para el cliente) aunque estoy convencido algunas de las que no encontramos estaban, pero ni ellos mismos supieron situarlas en zonas concretas.  En un complejo del tamaño del que teníamos entre manos es importante este punto, pues no es fácil encontrar ciertas lesiones en tal cantidad de metros construidos a no ser que se especifique claramente donde se encuentra.

Tampoco midieron nada, ni objetivizaron las conclusiones.  Se refirieron en muchas ocasiones a normativas, a tolerancias, a máximos y mínimos, pero en ningún caso aportaron datos concretos, lo basaron todo en opiniones técnicas tras inspección visual.  Claro, el resto de peritos hicieron mediciones en los puntos en que les convenía y presentaron los datos, por lo que volvieron a poner en evidencia las opiniones vertidas en el informe presentado.

Pero lo que a mi entender resultó más grave y, sobretodo, más perjudicial para los propietarios del complejo (clientes de estos peritos que comento) fue la valoración que realizaron de la reparación de las lesiones.  Fue una valoración totalmente desproporcionada, con actuaciones y reparaciones innecesarias, lo que se suele decir “matando moscas a cañonazos”.  Valoraron la reparación de lesiones puntuales actuando en zonas completas, de manera que una humedad puntual la resolvían reparando un muro completo… ¡¡¡por si acaso!!! No, así no…

La actuación de estos peritos tuvo consecuencias que comparto con vosotros, con la esperanza de que sirva mi experiencia para que no os suceda lo mismo.  En resumen lo que consiguieron fue, en primer lugar, meter en un procedimiento enorme a la comunidad de propietarios, con unos costes de procedimiento desproporcionados con la realidad de las lesiones, por lo que ahora tendrán que hacerse cargo de los costes de todo el procedimiento, de 7 peritos, 8 abogados, costas judiciales… en definitiva un montón de dinero que podrían  haberse ahorrado si hubieran estado mejor asesorados por sus peritos (no ha salido sentencia, pero dudo que ganen)

En segundo lugar consiguieron desacreditarse a ellos mismos durante el juicio, pues tal como iban el resto de peritos rebatiendo las lesiones que reclamaban sin haberlas justificado correctamente, iban perdiendo credibilidad ante los magistrados, lo que les pone en predisposición de poner en duda otras conclusiones que sí que podían haber ganado si se hubieran limitado a informar sobre las objetivamente justificables.  Perdieron la razón en los puntos que quizá si que la tenían por culpa de querer agrandar la reclamación sin justificación.

En tercer lugar, tuvieron que pasar por un “baño” de preguntas, un ataque continuo que realizaron los peritos y los abogados de las otras partes, ya que según iban viendo que caían una y otra vez en contradicciones y en falta de justificación, se iban creciendo al mismo ritmo que los peritos se iban empequeñeciendo bajo los argumentos de sus oponentes en la sala.  Acabaron estando acorralados, cayendo una y otra vez en argumentos poco consistentes, atacados por oponentes que se sabían ya ganadores y se dedicaron a machacarlos, se ensañaron desacreditándolos una y otra vez, asegurándose de que al magistrado le quedaran bien claras las incongruencias que iban encontrando.

En definitiva, acabó siendo un triste espectáculo pugilístico en el que cayeron por KO,

Evidentemente, no os deseo a ninguno de vosotros que os ocurra lo mismo que a estos compañeros (al fin y al cabo compañeros), así que por favor, no tengáis la tentación de agradar a vuestros clientes con informes cargados de lesiones y grandes cantidades reclamaciones económicas, no le hacéis ningún favor y os exponéis a que os hundan durante el juicio y, lo que es más grave y les pasó a los clientes de estos peritos, en las partes que tenían la razón seguramente la perdieron.

Aquí os dejo mi reflexión y mi experiencia vivida, no me la quiero quedar para mi solo, sino que quiero compartirla para que os sirva también a vosotros.  Si la compartes quizá le sirva también a tus contactos.

Si te interesa un libro sobre este tema, te recomiendo que le des un vistazo a “Informes Periciales en Edificación” de Juan Felipe Pons Achell (enlace afiliado).




43 Respuestas a Consecuencias de la Falta de Objetividad del Perito de Parte

  1. Luis del Castillo 3 Marzo, 2014 en 22:41 #

    Un muy buen artículo Enrique.

    Sobre mi experiencia en juicios, y de forma breve, puedo contar que trabajando como jefe de obra de constructora me vi implicado en una demanda de la promotora a la constructora. El informe pericial que presentaba la promotora venía a ser unas 300 páginas, en el que se citaban defectos de todos los tajos: cimentaciones, estructuras, albañilerías, instalaciones, acabados, etc, etc, y se valoraban los trabajos en unos 600.000 €; el informe pericial de la parte de la constructora era de “tan solo” unas 40.
    Resumiendo el juicio, los peritos de la promotora: dos arquitecto, dos aparejadores, perito especializado en cimentaciones especiales y otro más especializado en estructuras, totalmente influenciados y subyugados por su cliente (la promotora), iban cayendo en tan ridículas y vergonzosas contradicciones que el abogado de la constructora con el informe de 40 páginas y el testimonio de su perito se llevaron de calle la demanda. La constructora fue “condenada” al pago de 11.000 € (por no entregar llaves a la propiedad y obligar a cambiar cerraduras, je je) y la promotora a resarcir al constructor con unos 260.000 €, por impagos básicamente.

    De todo ello, lo que me marcó profundamente fue la vergüenza ajena que causaron algunos de mis compañeros de profesión.

  2. Anónimo 4 Marzo, 2013 en 0:45 #

    Estoy de acuerdo Enrique, he trabajado como perito de parte y perito Judicial, y los informes con los que me he encontrado, han inflado o infravalorado excesivamente las cifras, dependiendo de los intereses de cada uno, no siendo objetivos tampoco en las causas que provocan las lesiones. Creo que ese no es el camino correcto, no podemos convertir esto en un mercado.

  3. Jorge Urbano 31 Enero, 2013 en 0:28 #

    ¿Abrimos tertulia sobre el colapso de Las Ventas?

  4. Alberto Jiménez Campos 25 Enero, 2013 en 19:37 #

    Me parece muy interesante el sitio, yo he realizado muchos y aparte de los comentarios de los que estoy de acuerdo con la mayoria añadiria que en mi informes periciales añado siempre una agenda de mis actuaciones con temporización porque he tenido en algunos casos problemas para que me paguen, y reclamaciones que han durado hasta dos años, el dinero no tiene amigos y sobre todo cuando el perito judicial que provisionas no te dá la razón, porque este debe ser imparcial.
    Un saludo y te felicito.

  5. Francisco Rey Muñoz 25 Enero, 2013 en 9:25 #

    Buen artículo en el que en ningún momento se ha caido en el sensacionalismo fácil y barato de relatar con pelos y señales una actuación pericial inadecuada. Felicidades, Enrique. Cada día mejor. Un abrazo.

  6. Manolo Lamolda 24 Enero, 2013 en 1:23 #

    Pocos informes de parte he realizado pero creo que 4 cosas son importantes:

    1.- Cuidar la redacción, un punto o una coma mal puesto, te puede fastidiar un buen análisis.

    2.- El informe, claro y conciso, poco extenso, (si luego quieres metes todos los anexos que necesites).

    3.- Al cliente hay que explicarle que hay cosas que es mejor no poner en el informe, pequeños defectos, que no hacen mas que desviar la atención sobre las cosas verdaderamente importantes.

    4.- Hay veces que es mejor decirle a un cliente que su caso no es para pasar por el juzgado. Eso es mejor que decir a todo que si y que luego te vapuleen en un juicio. Conseguiste un trabajo, pero después de este pocos vendrán.

    Un saludo, felicidades, buen artículo.

    • Enrique Alario Catalá 24 Enero, 2013 en 18:04 #

      Gracias Manolo, totalmente de acuerdo con los cuatro puntos que comentas, que se podrían complementar perfectamente con los que comenta el compañero Jesús Merino en el comentario anterior.

      Un saludo

  7. JESUS MERINO 23 Enero, 2013 en 21:59 #

    Buen POST Enrique, fruto de la experiencia por supuesto.

    Ejecuto un montón (=o al menos los que me caen) de informes periciales, y a lo largo de los años, aprendes que “No coloques NADA en un INFORME que no puedas defender”, ya que NADIE debe sacarte los colores en un juicio, y como sea un Juez, LA TOTALIDAD de tu informe se viene abajo, solo por una causa entre 100 que no puedas defender.

    Podemos “analizar una patología” y dar nuestra opinión (que no deja de ser un “criterio técnico”; más o menos acertado) sobre su origen, reparación, etc…, en defecto de la tenencia de más datos…..pero….en un juicio, NUNCA SE PUEDE DUDAR como PERITO, porque una de las armas utilizadas por abogados, peritos, etc… es la Psicología de la Persona basada en nuestra propia firmeza y decisión; si eres firme y decidido ante el tribunal, hasta eres capaz de hacer creer lo que no es…….

    Las partes contrarias (en general; abogados) intentarán amedrentarte con voz en tonos agresivos….Llámales la atención, yo lo hago y funciona, no será el primer Juez que le ha parado los pies a un abogado delante de mí.
    “Mis Normas Básicas ante un Tribunal”
    -Nunca te pongas nervioso, no somos ni el demandado ni el demandante.
    -Firmeza.
    -Decisión.
    -Educación.
    -Mira siempre a los ojos del Juez, aunque te haya preguntado el Abogado contrario, al fin y al cabo es el que dicta la sentencia.
    -Si en algo dudas; simplemente hay que decir; Tendría que estudiarlo mas a fondo; nunca te dicen que lo estudies.

    PD.: Podría profundizar mucho más en esta asignatura, porque de construcción sabemos un huevo, pero de psicología……… Y pensad que los juicios no siempre los gana el que lleva razón, sino el que mejor sabe defenderlo, con un buen informe, por supuesto, claro y conciso, no muy técnico, me atrevería a decir “casi on el idioma de la calle”

    NOS VEMOS EN TU PRÓXIMO POST.

    • Enrique Alario Catalá 24 Enero, 2013 en 18:03 #

      Gracias por participar con un comentario tan extenso y acertado, buenos consejos los que das, animo a los lectores a tomar nota de ellos…

      Nos vemos en el próximo post, un abrazo

  8. Xomaloga 23 Enero, 2013 en 20:40 #

    Muy buen artículo en el que explicas y lo que es mejor, haces fácilmente inteligible un aspecto de gran importancia, porque muchos creen que hacer un peritaje consiste solamente en hacer un informe y cobrar, olvidando que habrán de defenderlo en un entorno hostíl.
    Y lo peor, si pierdes tu credibilidad lo haces mientras alguién se acuerde…

    • Enrique Alario Catalá 24 Enero, 2013 en 18:02 #

      Gracias Xose, celebro que te haya gustado el artículo. Tienes mucha razón, perder la credibilidad es más peligroso de lo que muchos se piensan… y dura y dura y dura…..

      Ya te echaba de menos por aquí, espero que vaya todo bien, ya me contarás.

      Un abrazo

  9. Antonio Vallejo Alberola 23 Enero, 2013 en 20:22 #

    Hola Enrique, no te conozco, pero eso no impide que me incline a comentar el asunto que describes, porque es consecuencia de algo que para mí está muy claro desde hace años, en mi dilatado ejercicio profesional. Se trata de la aceptada denominación de “Perito de Parte”, que todo el mundo maneja, incluidos los jueces. Una denominación que para mí es absolutamente aberrante. Un perito, haga el informe que haga, ha de ser objetivo ante todo. Tiene que describir y valorar lo que ve y advertir de que ello puede beneficiar o perjudicar a cualquiera de las partes, incluida la que encarga el informe. Y ha de ser profesional, conocer la materia de la que opina y saber que lo que diga tiene que poder justificarlo con rigor.

    Deberíamos todos de desterrar esa viciada denominación de “Perito de Parte”, ello contribuiría a prestigiar a los técnicos y a hacer más creíble nuestra profesión.

    Nosotros también podemos (y debemos) contribuir a hacer una sociedad más justa.

    Antonio Vallejo Alberola, arquitecto.

    • Enrique Alario Catalá 24 Enero, 2013 en 18:00 #

      Gracias Antonio, ya te comenté en linkedin que estoy muy de acuerdo con lo que comentas, más que perito “DE” parte se debería decir perito “PROPUESTO POR” una parte, sería más correcto.

      Gracias por la aclaración y un saludo

  10. Arquitectamos locos? 23 Enero, 2013 en 18:35 #

    Muy buen artículo. El alto número de comentarios lo demuestra.
    Yo conozco un caso de una piscina con lesiones. El vaso se asentó por una esquina y se agrietó. El perito de parte valoró incluso el desmontaje, carga y transporte a vertedero de todo el equipo de depuración y bombeo, y la instalación de un equipo nuevo. Y su valoración final daba para hacer unas 15 piscinas.
    Pero, con todo lo que dices, hay también muchos peritos judiciales que por desidia hacen un refrito con los informes y dictámenes de parte y se lavan las manos. (Y los hay incluso peores).
    Ojalá todos los peritos judiciales fueran tan concienzudos y honrados como tú. Yo he visto a cada uno…

    • Enrique Alario Catalá 24 Enero, 2013 en 17:58 #

      Gracias compañero, la verdad es que estoy encantado con la acogida que ha tenido, os lo agradezco a todos.

      Eso que cuentas es más o menos lo que pasó en este caso, para limpiar una mancha, se cambia un muro entero… En fin, sus consecuencias tuvo, por desgracia las van a pagar también los clientes y me temo que se van a quedar si la razón allí donde sí que la tenían.

      Gracias por participar y un saludo

  11. José Luis Antúnez 23 Enero, 2013 en 17:37 #

    Magnífico artículo, estupenda descripción de los hechos que han de hacer reflexionar al colectivo en estos momentos, porque no será ni el primero ni el último caso que se de.
    Gracias por el aviso y por tus reflexiones.
    Un saludo

    • Enrique Alario Catalá 24 Enero, 2013 en 17:56 #

      Seguro que no será ni el primero ni el último, la tentación de que te contraten un informe sea en las condiciones que sea es grande…

      Gracias por participar, un saludo

  12. ruben clavijo 23 Enero, 2013 en 14:39 #

    Hola Enrique

    Enhorabuena por este artículo importante para los que somos más novatos y para los que no tanto. Me ha encantado porque aunque me falta experiencia son cosas que sabía y después de compartir tu experiencia he aprendido un poco más y me ha quedado clarísimo que las cosas deben ser así.

    Una lástima que existan compañeros que hagan estas cosas. Yo trabajé de procurador habilitado y claro, me fijaba mucho en los peritos (sobre todo en los temas de construcción) y había peritos que sus argumentaciones no se sustentaban con nada, parecía que no sabía de lo que hablaban!Me parecía increible! y claro, les sacaban los colores.

    Bueno enhorabuena otra vez porque ha sido de los artículos que más me han gustado.
    Este artículo es en sí un MUY BUEN CONSEJO para todos los profesionales.

    Un abrazo!

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 14:48 #

      Gracias por la felicitación Ruben, celebro que te haya gustado tanto, simplemente he querido compartir mi experiencia para que no le suceda a otros compañeros.

      Un abrazo y gracias de nuevo.

  13. Jordi Marrot 23 Enero, 2013 en 14:09 #

    Buen comentario Enrique.

    Es una lastima que esto ocurra, pero por desgracia es bastante habitual en nuestro colectivo profesional (arquitectos, ingenieros, arquitectos técnicos…).

    ¿Consideras que esta falta de objetividad y rigor profesional que describes es tan habitual en otras especialidades periciales: médicos, psicólogos, expertos caligráficos, etc…?

    Y si tu respuesta es que no. ¿A que consideras tu que es debido?.

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 14:10 #

      Gracias Jordi por la felicitación. No sabría que decirte en cuanto a lo que comentas de la falta de objetividad de otros colectivos, no he participado en juicios fuera de mi especialidad así que no he tenido la oportunidad de comprobarlo, aunque me imagino que en todos lados cuecen habas…

      Gracias de nuevo y un saludo

      • Jordi Marrot 23 Enero, 2013 en 14:28 #

        Tienes razón. No obstante los abogados y jueces siempre dicen que nuestro colectivo es un punto y aparte.
        Creo que la falta de una especialización es uno de los factores.

        También ayuda que somos de ciencias y usamos el lenguaje de forma muy superficial.

        Mi consejo para los que empiezan es siempre el mismo: usar una metodología en la que se actué de una forma estructurada y planificada, analizando y evaluando los hechos objeto de análisis con apego a la verdad, alejándose de los prejuicios y entusiasmos cuando se interpreta los resultados, buscando todas las posibles explicaciones de lo que se ha observado y se esta analizando, aceptando el resultado aunque este demuestre la falacia de la más querida de las hipótesis preconcebida, siendo el rigor una actitud de insatisfacción con la incertidumbre, con las respuestas inexactas, con las mediciones poco precisas, con la amplitud del más y del menos.

        Un abrazo y suerte a todos.

        • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 14:47 #

          Gracias por aportar también tus consejos Jordi, muy acertados por cierto

  14. Pedro Cantó 23 Enero, 2013 en 12:56 #

    Enrique has plasmado lo que es la realidad muchas veces, hacer periciales al dictado y la verdad hay poco que decir con respecto al tema.
    Si los peritos de parte han cobrado una gran cantidad de dinero por esa pericial (cosa que no lo se, pero quizas lo pongo en duda) es allá cual con su forma de actuar, pero no hay que olvidar que se dan casos de ese tipo, pero otras veces (bastantes veces) es por un mal planteamiento desde el punto de vista juridico y técnico del…”todo vale”.
    Sería interesante que te hiceras con la sentencia porque es bueno leerlas, se aprende para futuras periciales (consejo para los futuros peritos).
    Con el ejemplo que has puesto del “ataque” de los abogados al ver una puerta abierta, yo llamo a esa actuación “letrado metralleta” y es que ven que le va sliendo bien, se envalentonan y empiezan a hacer preguntas rapidas, para que respondas pronto, para que sea un si o un no, no te deja respirar y te lleva a toda pastilla, son tecnicas como otras cualquiera y eso requiere una practica y experiencia del perito para salir de esa (otro consejillo para los futuros peritos).
    Y por ultimo comentar en los consejos que has puesto que si un Perito hace bien su trabajo, tiene claro la pericial que ha hecho, la defiende bien y SABE defenderla, muchas veces te ganas un cliente dentro del grupo de abogados que hay, proque como perito le puedes dar caña al abogado (hacer la inversa de lo que él quiere hacer contigo, el perito tambien puede atacar, por la seguridad de lo que dice, de lo que es y convencido de que es eso..), puedes salir de la sala con algun cliente, proque quizas algun abogado de los que estan sentado, si tiene algo parecido y le ha salido mal, porque le has pegado un viaje de no te menees, prefiere tenerte al lado en lugar de enfrente (otro consejillo para los futuros peritos).
    Felicidades por tus comentarios.
    Saludos

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 14:08 #

      Gracias Pedro, como siempre muy amable en tus comentarios. Esos ataques de los abogados se rebaten desde la primera letra del informe, con objetividad y datos… y más tarde durante el juicio con tablas y experiencia.

      Totalmente de acuerdo con lo que comentas de ganarte clientes en el mismo juicio, si demuestras que sabes lo que dices y lo sabes defender, sin duda lo tendrán en cuenta los abogados que participan y pueden convertirse en futuros clientes.

      Un fuerte abrazo amigo… te debo una charla… 😉

  15. Antonio Aguilera 23 Enero, 2013 en 11:14 #

    Muy buenas Enrique, como siempre magistral en tus explicaciones.
    Hace un tiempo tuve un caso parecido, era un caso pequeño, debido a unas excavaciones colindantes, se produjeron unos asentamientos en la cerca del vecino, y como consecuencia unas lesiones en el muro de bloques, el perito de parte valoró la actuación desproporcionadamente,(casi el doble que mi valoración), el perito del seguro ni se presento (con eso te digo todo, su informe era una vergüenza). La diferencia principal en la valoración estaba principalmente en unos daños estéticos del azulejo decorativo de zócalo (descatalogado según el perito de parte) y que además recorría todo el patio (incluso las partes no afectadas, que eran la mayoría). Yo consideré que se podía realizar una composición estética que no desmejorara el entorno, pero ellos reclamaban cambiar el azulejo de todo el patio. No sé lo que ha pasado al final. ¿Cuál es tu opinión como experto?…Un saludo.

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 14:03 #

      Gracias por la aportación Antonio, aunque disto mucho de ser magistra, compañero, solo trato de compartir mis experiencias.

      En cuanto al caso que comentas, es muy difícil poder opinar con los datos que me comentas, no sabría decirte nada concreto.

      Un saludo

  16. Emilio Callejón 23 Enero, 2013 en 10:30 #

    Hola!

    Enrique, qué bien que decidas compartir este tipo de situaciones con nosotros. Tus explicaciones son muy enriquecedoras sobre todo para gente que no tenemos aún experiencia en estos casos.

    Leyendo el post he recordado un ‘juicio simulado’ que hicimos en clase, donde nos tocaba defender una valoración por daños. He de decir que fue un poco aburrido porque las dos partes hicimos nuestro trabajo con ‘demasiada ética’.

    Me gusta la parte en que expones la importancia de no desacreditarse porque puede hacerte perder los puntos que tenías ganados. Aquí es donde se notarán las tablas, supongo. Y realmente veo importante valorar lo que realmente haya, ni más ni menos, porque, como dices, no haces favor alguno a tu cliente mayorando el coste de los daños.

    Gracias de nuevo.

    Saludos!

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 14:02 #

      Gracias Emilio por participar, esos ensayos que comentas distan mucho de la realidad, la situación y la tensión dentro de la sala no se puede ensayar en un simulacro.

      Como dices, es importante mantener la integridad en todos tus comentarios, no desacreditarse en ningún punto, pues de lo contrario el resto de afirmaciones tuyas se pueden poner en duda.

      Gracias de nuevo y un saludo

  17. José Antonio Cordero 23 Enero, 2013 en 9:57 #

    Muchas gracias Enrique por tus comentarios. La verdad es que es bastante interesante comentar las “peripecias” que ocurren muchas veces dentro de un juicio y como se va desencadenando el proceso. Creo que es bastante ilustrativo y a veces, como has mostrado en tu caso, recordatorio de las correcta praxis de un perito.
    Comparto contigo que es importante no caer en la pretensiones económicas de los propietarios que te contratan para que hagas un informe pericial, puede ocurrir que cuando más lo “infles” o más importe salga en la valoración de la reparación, tanto mas contento van a estar con tu servicio; Craso error.
    Creo que es importante que a veces, comprueben en sus propias carnes que los informes objetivos y el dejar trabajar al técnico es la mejor manera de llegar a buen puerto.
    Un saludo y adelante con tu aportación tan altruista.

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 14:00 #

      Gracias por el comentario José Antonio, completamente de acuerdo, hay que dejar trabajar sin condicionar, lo que ocurre es que en ocasiones, el dejar trabajar significa a los abogados que se puedan quedar sin caso y claro, eso no les conviene y por lo tanto intentan que digas lo que no puedes decir, pero eso es otro tema.

      Un saludo

  18. Luis Morales 23 Enero, 2013 en 2:16 #

    Como siempre una entrada llena de sentido común. En mi proyecto final de carrera nos obligaron a realizar un informe pericial como peritos de parte. Nuestro profesor no paraba de hacer incapié en muchos de los temas que comenta Enrique en la entrada. Mucha gente se autodefine como “perito” sin saber que consecuencias tiene. Un saludo ;D

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 13:58 #

      Gracias por participar Luis, son temas a tener en cuenta y me alegro que la profesora os lo comentara en el trabajo, no olvidemos que no solo nos podemos poner en evidencia nosotros mismos, sino que también tenemos que mostrar la profesionalidad del sector… no debemos caes en la tentación de vendernos

  19. Jorge 23 Enero, 2013 en 0:54 #

    Muy buena entrada Enrique, aunque aún entendiendo tu indignación y aunque supongo que el asunto ya ha quedado visto para sentencia, sería mejor que no hubieras vertido algunos elementos identificativos del caso en el blog hasta que se hubiera emitido la sentencia.

    La actitud de los peritos cuyos dictámenes habría que trasladarlos a la zona de ficción de la biblioteca de la Audiencia, es moralmente reprobable, profesionalmente su trabajo puede resultar inútil… Y sin embargo su trabajo resulta muy solicitado.

    En primer lugar su trabajo estoy seguro que resulta muy bien retribuido, es solicitado por algunos abogados que prácticamente les redactan los dictámenes, a los que en ocasiones el pleito les sale bien.

    Recientemente he participado en una parte de un proceso en el que la jugada les ha salido bien. Consecuencia: una sentencia cuya indemnización supera el seguro de arquitecto y aparejador, en mucho. Si no se remedia conducirá a los técnicos a la ruina.

    Y lo peor de todo es que la explicación técnica era igual que la de la bala zigzagueante que mató a Kennedy después de atravesar al gobernador de Texas, su chofer y no se si le entró y le salió del cuerpo varias veces.

    Por ejemplo uno de los peritos de la parte actora, un geólogo, afirmaba haber visto cosas imposibles de ver, ya que su máquina de sondeos no le permitía ver lo que decía haber visto…

    Una pena, porque además el juez se los creyó a pies juntillas y eso que enfrente tenían a algunos de los peritos más competentes de Barcelona.

    Por mi parte, seguiré declinando ser perito de clientes que me piden dictámenes al dictado.

    O quizás debiera decir: Todo hombre tiene un precio…

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 13:57 #

      Gracias Jorge, la verdad es que me lo he pensado antes de publicarlo por eso que dices, pero creo que no he dado ninguna pista clara sobre el procedimiento… al menos eso he intentado.

      En cuanto al resto, completamente de acuerdo contigo, lo de no aceptar informes al dictado es una norma que llevo a rajatabla, no quiero que me saquen los colores durante la vista y además aprecio mucho mi profesionalidad.

      Un abrazo y gracias de nuevo por tu participación.

  20. Andrés Zamora 22 Enero, 2013 en 23:49 #

    Hola Enrique.

    Enhorabuena por la entrada, y muchas gracias por compartir la experiencia con nosotros.
    La verdad que no tengo experiencia alguna en periciales, pero parece que la cosa va en serio, jejeje.

    Un saludo,

    Andrés

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 0:14 #

      Ya lo creo Andrés, muy en serio… Ten en cuenta que la parte contraria va a aprovechar cualquier posibilidad de ganar y en este caso no lo tuvieron muy difícil, pero a costa de machacar literalmente a los peritos contrarios.

      Gracias por la felicitación, me alegro que te haya gustado.

  21. Pedro 22 Enero, 2013 en 23:37 #

    Hola buenas, tengo una duda acerca de que tipo de responsabilidad puede tener un técnico sobre los trabajos que se describen en una memoria descriptiva. Es decir, presenté en un ayuntamiento una memoria descriptiva sobre unos trabajos q se iban a realizar en una vivienda, o sea, describir el estado actual de la vivienda y los trabajos q se iban a acometer y nada más.

    ¿Me pueden pedir responsabilidades sobre la ejecución de esos trabajos con solo una memoria descriptiva ?

    Gracias

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 0:12 #

      Hola Pedro, te pueden pedir responsabilidades si en la memoria existen incumplimientos normativos o técnicos, pero en caso de que la memoria sea correcta solo podrían pedirte responsabilidades en caso de que dirijas la ejecución de lis trabajos que se describan.

      Espero haberte aclarado la cuestión, gracias por participar.

  22. Felix Rivas 22 Enero, 2013 en 23:34 #

    Genial tu experiencia-recomendación Enrique. Gracias por compartirlo.

    • Enrique Alario Catalá 23 Enero, 2013 en 0:08 #

      Gracias a ti por la felicitación, la verdad es que no me gustó nada ver a compañeros en esa situación, pero se lo pusieron muy fácil a los contrarios.

      Un saludo

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y ajenas para facilitar el uso y elaborar estadisticas. Si continúas navegando, consideramos que acepta su uso más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar